¿Qué hacen las empresas para ser competitivas?

Las empresas competitivas “utilizan a sus clientes” para generar negocios



Las empresas competitivas entienden que el éxito de la introducción de una oferta en el mercado recae en gran necesidad en dos momentos claves: el diseño y la comunicación.

En la fase de diseño de nuevas ofertas (propuesta de valor) resulta esencial una verdadera alineación entre las necesidades y expectativas de los clientes potenciales y la respuesta que damos desde la propuesta que hacemos al mercado.  Asimismo, y una vez que esa nueva propuesta ha sido realizada, la fase de comunicación al mercado del valor que estamos generando es una pieza clave del éxito de muchas iniciativas.

En tal sentido, las empresas competitivas comprenden que una gestión proactiva de ambos elementos resulta crítica para rentabilizar el esfuerzo que hacen para ampliar su catálogo de oferta, y esta gestión proactiva exige empoderar a los clientes y ubicarlos en el centro del proceso.  Las empresas que “utilizan a sus clientes para generar negocios”  mantienen una relación cercana de alto impacto, la cual les ayuda a:

  • Identificar tendencias e introducir nuevos productos en el mercado (mantener posición de liderazgo en el mercado).
  • Generar nuevas oportunidades a través de procesos de personalización de producto.

En conclusión, esta forma de generar negocio (cocreación) ayuda a crear relaciones con el cliente basadas en la confianza, al mismo tiempo que aprovecha el proceso para mejorar el proceso de introducción al mercado: desde el punto de vista de producto (especificaciones, prestaciones) hasta la estrategia de penetración (identificación de intangibles).