¿Qué hacen las empresas para ser competitivas?

Comunicación integral, ¿marketing, publicidad y relaciones públicas?



Es muy curioso ver que cuando hablamos de comunicación integral nos referimos a “todos los procesos que comunican dentro de una organización” y ponemos el foco en 3 ámbitos: el marketing, la publicidad y las relaciones públicas. ¿Es eso la verdadera comunicación integral?, ¿de verdad no incluimos la política de comunicación interna de nuestras organizaciones?

Los comunicadores más eficientes del mensaje que queremos trasmitir hacia el exterior son nuestros clientes (sobre todo, cuando han vivido una experiencia satisfactoria alrededor del proceso de compra-venta de nuestra propuesta de valor), y las personas que forman parte de la organización. No obstante, las organizaciones suelen ser muy consciente de la necesidad de contar con recursos para desarrollar la función de marketing, pero poco sensibles a diseñar una política activa de comunicación interna que fomente procesos de cohesión al interior de nuestras organizaciones.

Las empresas que mejor desempeño están consiguiendo en el mercado se están preocupando por superar “el síndrome del buzón de sugerencias”. Comunicar internamente es encontrar aquellas vías que permiten que las personas de nuestras organizaciones conozcan, comprendan y se apropien de los retos estratégicos y del mensaje que queremos trasladar al exterior. Y ciertamente, éste es un paso muy importante en el proceso de transformar la función de recursos humanos en nuestras organizaciones; pasar de un rol secundario, de bajo perfil, de soporte a comprender que la función de recursos humanos es una herramienta esencial para el despliegue y consecución de los objetivos estratégicos de nuestras organizaciones. Así comenzamos a gestionar estratégicamente a las personas de nuestras organizaciones; así de fácil, y de complejo.

¿Quieres conocer buenas prácticas?